¿Cómo podemos madurar? – 9 de noviembre 2017

Macedonia esferificada en salsa de café filosófico

Quisiera empezar de una manera aparentemente trivial porque también aparentemente no parece que nos enfrentemos a una pregunta delicada, en el sentido de dar pie a confrontaciones personales o dialécticas polarizadas, en contraste o por comparación a otros cafés filosóficos como la existencia de Dios, la utilidad de las religiones o…  por dar algunos ejemplos. ¿Parece sencillo llegar a un acuerdo sobre qué significa o implica ser madur@ y cómo se llega a ello (sea proceso o estado)? Veamos que dice la RAE

madurar http://dle.rae.es/?id=NrGK1zz

Del lat. maturāre.

1. tr. Hacer que un fruto alcance el grado de desarrollo adecuado para ser consumido.

El sol madura las uvas.

2. tr. Llevar algo como una idea o un proyecto a su desarrollo mediante la reflexión.

3. intr. Adquirir madurez.

4. intr. Med. Dicho de un absceso o de una inflamación localizada: Llegar a un estado en que puede supurar.

Curiosida: verbos transitivo e intransitivo a la ver y sentido médico. Pero parece que aqui, en este debate interesa el tercer sentido el de madurez…

madurez http://dle.rae.es/?id=NrIIJbt

1. f. Condición o estado de maduro.

2. f. Período de la vida en que se ha alcanzado la plenitud vital y aún no se ha llegado a la vejez.

3. f. Buen juicio o prudencia, sensatez.

Pero de entrada nos vamos a quedar en el primero… y dejaremos la prudencia, sensatez y buen juicio:

¡Nos vamos a convertir en frutas! verdes y/o maduras… pero eso se verá al final.

P1 escrito. ¿Qué fruta quisieras ser? dibujarla y nombrarla. Tras estas palabras y antes de dar pie al debate el moderador realiza una petición a los asistentes que dibujen en un papel qué fruta les gustaría ser (y que la nombren). Se recogen los dibujos y la macedonia de frutas maduras se da por iniciada.

Se comentan las frutas presentes y se pregunta el porqué de la elección, de donde son, su punto de madurez: manzanas, cerezas del Baix, platanos de Canarias…  

El sol madura l@s huma@s

Debate aparentemente trivial, de diversión… se trunca para dar paso a una inquietante pregunta del moderador:

P2 debate ¿somos realmente frutas? ¿El ser humano puede asimilarse a una “simple” fruta? y se señala que las propias definiciones de la RAE dan pie a esta asimilación.

  • Sentido 1 de madurar: 1. tr. Hacer que un fruto alcance el grado de desarrollo adecuado para ser consumido. El sol madura las uvas.
  • Sentido 2 de madurez: 2. f. Período de la vida en que se ha alcanzado la plenitud vital y aún no se ha llegado a la vejez.

Con esta asimilación o paralelismo con las frutas la pregunta inicial se transforma: madurar es inevitable y necesario

  • Biológicamente parece ser la etapa cumbre (e inevitable) de todo ser vivo Es la etapa definitiva, madura (punto óptimo) y/o anterior a la decadencia (podredumbre)…
  • Socialmente parece ser una etapa a la que necesariamente (obligatoriamente) todos los seres humanos debemos llegar: trabajo, família, reconocimiento, status…

Pero aunque lo apuntes los diccionarios o algunos lo pretendan el ser humano no es una fruta, aunque a veces se disfrace de ella, y que el sol no madura l@s human@s. El ser humano, como el propio moderador hace, puede cuestionar el título, puede preguntar:

    • Es necesarío madurar?
    • o es inevitable?
    • o es imposible?

Filosóficamente o éticamente parece que el ser humano está incapacitado para madurar (o al menos la historia muestra la poca o nula evolución moral), el hombre sigue siendo un lobo para el hombre: Homo homini lupus est, popularizada por Thomas Hobbes, filósofo inglés del siglo XVII, quién la adaptó en su obra De Cive. Esta locución fue creada por el comediógrafo latino Plauto (254-184 a. C.) en su obra Asinaria, donde dice:2

Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es el otro

En el siglo XXI se muestra (de una vez por todas) que el progreso es siempre el progreso de una parte (pequeña) de la humanidad.

 

Maduración en tres niveles. Estruturación de las aportaciones y reflexiones para el debate.

  1. Individual, subjetivo, personal… iniciado con las frutas biologico – social
  2. Como colectivo, grupal, família, ciudad, estado… titulo original, plural social-politico-filosofico
  3. Como especie… título original plural ampliado ético-metafísico

¿Qué se entiende por madurar en cada uno de esos tres niveles ?

Individual

  1. Intro a la Politeia de Platón 1
  2. La adolescéncia: una etapa inventada en las sociedades occidentales modernas entre la niñez (juventud) y la madurez. No presente en otras sociedades donde de niño a hombre se determinaba por una ceremonia o en el caso de la mujeres por el advenimiento de la mestruación.
  3. No madurar como patología popular: el sindrome de Peter Pan 2 (de la novela al diván)
  4. Nietzsche 3: las tres etapas del superhombre… maduración hacia el niño
  5. ¿Cuál es la diferencia entre un@ niñ@ y una mujer o hombre? El precio de sus juguetes.

Grupal

  1. Hacia una sociedad ética…
  2. La independencia de Catalunya: la posición de Francecs Pujols.4
  3. ¿Es la democracia la madurez de las sociedades? ¿Cual seria su niñez… la monarquia o oligarquia? y su decrepitud… ¿la dictadura?

Especie

  1. Las edades del hombre de Hesiodo 5
  2. Hacia la humanidad fraternal?

Próximo tema para el Café Filosófico de diciembre

entretenido… un punto de arte… con algo aprendido… y puede que hasta mejor persona

FRAGMENTOS DE LECTURA

 

 

  • Politeia – Platón
  • Peter Pan
  • Niezsche
  • Concepte General de la Ciència Catalana, llibre 3r, capítol XVIII – Francesc Pujols
  • Edades del hombre – Hesiodo

 

 

—————————————————————————————————————————

(1)

En cuanto Céfalo me vio, me saludó con estas palabras:

– Oh Sócrates, no es frecuente que bajes al Pireo a vernos. No obstante, tendría que ser frecuente. Porque si yo tuviera aún fuerzas como para caminar con facilidad hacia la ciudad. no sería necesario que vinieras hasta aquí, sino que nosotros Iríamos a tu casa. Pero ahora d eres tú quien debe venir aquí con mayor asiduidad. Y es bueno que sepas que cuanto más se esfuman para mi los placeres del cuerpo tanto más crecen los deseos y placeres en lo que hace a la conversación. No se trata de que dejes de reunirte con estos jóvenes sino de que también vengas aquí con nosotros como viejos amigos.

 

A lo cual repuse:

– Por cierto, Céfalo que me es grato dialogar con los más ancianos pues me parece necesario enterarme por ellos como gente que ya ha avanzado por un camino que también nosotros tal vez debamos recorrer si es un camino escabroso y difícil, o bien fácil y transitable. Y en particular me agradaría conocer qué te parece a ti – dado que te hallas en tal edad- lo que los poetas llaman ‘umbral de la vejez’: si lo declaras como la parte penosa de la vida o de qué otro modo.

 

– Por Zeus, Sócrates – exclamó Céfalo, te diré cuál es mi pa recer. Con frecuencia nos reunimos algunos que tenemos prácticamente la misma edad como para preservar  el antiguo proverbio; y al estar juntos la mayoría de nosotros se lamenta, echando de menos los placeres de la juventud y rememorando tanto los goces sexuales como las borracheras y festines, y otras cosas de índole similar, y se irritan como si se vieran privados de grandes bienen con los cuales habían vivido bien, mientras ahora ni siquiera les parece que viven. Algunos se quejan también del trato irrespetuoso que, debido a su vejez. reciben de sus familiares, y en base a esto declaman contra la vejez como causa de cuantos males padecen. Pero a mí , Sócrates. me parece que ellos toman por causa lo que no es causa; pues si ésa fuera la causa, también yo habría padecido por efecto de la vejez las mismas cosas, y del mismo modo todos cuantos han llegado a esa etapa de la vida. Pues bien. yo mismo me he encontrado co n otros para quienes las cosas no son así.

 

Continuan la palabras de Sófocles…

____

El proverbio citado en el Fedro 240c: el que tiene cierta edad se compadece del que tiene la misma edad

——

 

(2)

https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_de_Peter_Pan

El término síndrome de Peter Pan ha sido aceptado en la psicología popular desde la publicación de un libro en 1983 titulado The Peter Pan Syndrome: Men Who Have Never Grown Up («El síndrome de Peter Pan, el hombre que nunca crece») , escrito por el Dr. Dan Kiley. No existe evidencia que muestre que el síndrome de Peter Pan sea una enfermedad psicológica existente y no se encuentra listada en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

 

  • El poder de volar… habilidad del pensamiento infantil (pensar lo imposible) o del polvo de estrellas o hadas

 

(3)

Nietzsche 1844-1900

“Tres transformaciones del espíritu os menciono: cómo el espíritu se convierte en camello, y el camello en león, y el león, por fin en niño […] ¿Qué es pesado? así pregunta el espíritu paciente, y se arrodilla, igual que el camello, y quiere que se le cargue bien […] ¿Acaso no es: humillarse para hacer daño a la propia soberbia? ¿Hacer brillar la propia tontería para burlarse de la propia sabiduría? […] Con todas estas cosas, las más pesadas de todas, carga el espíritu paciente: semejante al camello que corre al desierto con su carga, así corre él a su desierto. Pero en lo más solitario del desierto tiene lugar la segunda transformación: en león se transforma aquí el espíritu, quiere conquistar su libertad como se conquista una presa, y ser señor en su propio desierto. Aquí busca a su último señor: quiere convertirse en enemigo de él y de su último dios, con el gran dragón quiere pelear para conseguir la victoria. ¿Quién es el gran dragón, al que el espíritu no quiere seguir llamando señor ni dios? “Tú debes”, se llama el gran dragón. Pero el espíritu del león dice “yo quiero” […] Crear valores nuevos -tampoco el león es aún capaz de hacerlo: mas crearse libertad para un nuevo crear- eso sí es capaz de hacerlo el poder del león. Crearse libertad y un no santo incluso frente al deber: para ello, hermanos míos, es preciso el león […] Pero decidme, hermanos míos, ¿qué es capaz de hacer el niño que ni siquiera el león ha podido hacerlo? ¿Por qué el león rapaz tiene que convertirse todavía en niño? Inocencia es el niño, y olvido, un nuevo comienzo, un juego, una rueda que se mueve por sí misma, un primer movimiento, un santo decir sí […] Tres transformaciones del espíritu os he mencionado: cómo el espíritu se convirtió en camello, y el camello en león, y el león, por fin, en niño”

 

NIETZSCHE, Así habló Zarathustra

 

(4)

“…Si bien es muy cierto que nosotros no lo veremos, porque ya estaremos muertos i enterrados, también es cierto que los que vendrán después de nosotros, verán cómo los reyes de la tierra o quienes gobiernen las naciones, se arrodillarán ante Catalunya; entonces será cuando, los que hayan leído este libro, si aún queda algún ejemplar, comprenderán cuanta razón tenía su autor cuando, riendo, riendo, decía las cosas más serias que se pueden decir, pues estamos persuadidos en que en tiempos venideros, si las cosas no cambian y van por el camino que van, de los catalanes se dirá que son “los compatriotas de la verdad” y todos los extranjeros nos mirarán como si mirasen la sangre de la verdad, y cuando darán la mano a un hermano nuestro, además del respeto y la admiración que le profesarán, les parecerá que tocan la verdad con las manos y, dado que habrá muchos que se echarán a llorar de alegría, los catalanes deberemos enjuagarles los ojos con el pañuelo, y ser catalán equivaldrá a tener todos los gastos pagados por donde quiera que vaya, y bastará que sea catalán para que la gente lo aloje en su casa o le pague la fonda, que es el mejor obsequio que se nos puede hacer a los catalanes cuando vamos por el mundo, y bien mirado, más valdrá ser catalán que millonario, y como las apariencias engañan, aunque sea mas ignorante que un burro, cuando los extranjeros verán a un catalán, pensarán que es un sabio que lleva la verdad en la mano, y esto hará que, cuando Catalunya se vea como reina y señora del mundo, nuestra fama sea tanta y tanta la admiración que se nos tendrá por todas partes, que habrá muchos catalanes que, por modestia, no se atreverán a decir que lo son, y se harán pasar por extranjeros.
Y si alguien se extraña de que un pueblo como Catalunya, que al costado de las otras naciones no es nada ni representa nada, porque no tiene ni independencia política, que es lo menos que se puede tener, y no pesa en el consejo de los Estados, por más que las razones catalanas sean siempre razones de peso, porque están llenas de realidad, sea una nación que deba llegar tan alto y haya de dominar el mundo sin armas, le responderemos que si cuando los romanos, in illo tempore, que decían los latinos, querían dominar la Judea se les hubiera dicho que llegaría un día en que los judíos les dominarían a ellos y a toda Europa, y como si esto no bastase, a toda América, que para entonces no estaba descubierta, estamos tan seguros como si lo viéramos que se hubieran echado a reir y no lo hubieran querido creer aunque se lo hubieran jurado…”

 

(5) Hesiodo – Trabajos y días de Hesíodo (vv. 106 – 202).

 

(Sigue al Mito de Pandora, y en cierto modo es una reconceptualización del origen o justificación de la penurias humanas, deudoras de la divinidad)

 

Pero, si quieres, oh Perses, te diré otras palabras buenas y sabias; retenlas en tu espíritu.

 

Cuando al mismo tiempo nacieron los Dioses y los hombres mortales, primero los Inmortales que tienen moradas olímpicas crearon la Edad de Oro de los hombres que hablan. Bajo el imperio de Cronos que mandaba en el Urano, vivían como Dioses, dotados de un espíritu tranquilo. No conocían el trabajo, ni el dolor, ni la cruel vejez; guardaban siempre el vigor de sus pies y de sus manos, y se encantaban con festines, lejos de todos los males, y morían como se duerme. Poseían todos los bienes; la tierra fértil producía por sí sola en abundancia; y en una tranquilidad profunda, compartían estas riquezas con la muchedumbre de los demás hombres irreprochables.

 

Pero, después de que la tierra hubo escondido esta generación, se convirtieron en Dioses, por voluntad de Zeus, aquellos hombres excelentes y guardianes de los mortales. Vestidos de aire, van por la tierra, observando las acciones buenas y malas, y otorgando las riquezas, porque tal es su real recompensa.

 

Después, los habitantes de las moradas olímpicas suscitaron una segunda generación muy inferior, la Edad de Plata, que no era semejante a la Edad de Oro ni en el cuerpo ni en la inteligencia, Durante cien años, el niño era criado por su madre y crecía en su morada, pero sin ninguna inteligencia; y cuando había alcanzado la adolescencia y el término de la pubertad, vivía muy poco tiempo, abrumado de dolores a causa de la estupidez. En efecto, los hombres no podían abstenerse entre ellos de la injuriosa iniquidad, y no querían honrar a los Dioses, ni sacrificar en los altares sagrados de los Bienaventurados, como está prescrito a los hombres por el uso. Y Zeus Cronida, irritado, los absorbió, porque no honraban a los Dioses que habitan el Olimpo.

 

Después de que la tierra hubo escondido esta generación, estos mortales fueron llamados los Dichosos subterráneos. Están en segunda fila, pero se respeta su memoria.

 

Y el Padre Zeus suscitó una tercera raza de hombres parlantes, la Edad de Bronce, muy desemejante a la Edad de Plata. Al igual de fresnos, violentas y robustos, estos hombres no se preocupaban sino de injurias y de trabajos lamentables de Ares. No comían trigo, eran feroces y tenían el corazón duro como el acero. Era grande su fuerza, y sus manos inevitables se alargaban desde los hombros sobre sus miembros robustos. Y sus armas eran de bronce y sus moradas de bronce, y trabajaban el bronce, porque aún no existía el hierro negro. Domeñándose entre sí con sus propias manos, descendieron a la morada amplia y helada de Edes, sin honores. La negra Tanatos los asi¢, a pesar de sus fuerzas maravillosas, y dejaron la espléndida luz de Helios.

 

Después de que la tierra hubo escondido esta generación, Zeus Cronida suscitó otra divina raza de héroes más justos y mejores, que fueron llamados Semidioses en toda la tierra por la generación presente. Pero la guerra lamentable y la refriega terrible los destruyeron a todos, a unos en la tierra Cadmeida, delante de Tebas la de las siete puertas, en tanto combatían por los rebaños de Edipo; y a los otros, cuando en sus naves fueron a Troya, surcando las grandes olas del mar, a causa de Helena la de hermosos cabellos, Ios envolvió allí la sombra de la muerte. Y el Padre Zeus les dio un sustento y una morada desconocidos de los hombres, en las extremidades de la tierra. Y estos héroes habitan apaciblemente las islas de los Bienaventurados, allende el profundo Océano. Y allí, tres veces por año, les da la tierra sus frutos.

 

¡Oh, si no viviera yo en esta quinta generación de hombres, o más bien, si hubiera muerto antes o nacido después! Porque ahora es la Edad de Hierro. Los hombres no cesarán de estar abrumados de trabajos y de miserias durante el día, ni de ser corrompidos durante la noche, y los Dioses les prodigarán amargas inquietudes. Entretanto, los bienes se mezclarán con los males. Pero Zeus destruirá también esta generación de hombres cuando se les tornen blancos los cabellos. No será el padre semejante al hijo, ni el hijo al padre, ni el huésped al huésped, ni el amigo al amigo, y el hermano no será amado por su hermano como antes. Los padres viejos serán despreciados por sus hijos impíos, que les dirigirán palabras injuriosas, sin temer los ojos de los Dioses. Llenos de violencia, no restituirán a sus viejos padres el precio de los cuidados que de ellos recibieron. El uno saqueará la ciudad del otro. No habrá ninguna piedad, ninguna justicia, ni buenas acciones, sino que se respetará al hombre violento e inicuo. Ni equidad, ni pudor. El malo ultrajará al mejor con palabras engañosas, y perjurará. El detestable Zelo, que se regocija de los males, perseguirá a todos los míseros hombres. Entonces, volando de la anchurosa tierra hacia el Olimpo, y abandonando a los hombres, Edo y Némesis, vestidas con trajes blancos, se reunirán con la raza de los Inmortales. Y los dolores se quedarán entre los mortales, y ya no habrá remedio para sus males.

 

Anuncis